La política de privilegios de la biblioteca

Esta política describe las condiciones bajo las cuales las personas son elegibles para pedir prestados libros y otros materiales en el Distrito Bibliotecario Regional de Fort Vancouver (FVRL en inglés) y tener acceso a Internet desde las computadoras del FVRL.

  1. La elegibilidad para obtener una tarjeta de la biblioteca
    Las siguientes categorías de personas con una identificación adecuada son elegibles para registrarse con el fin de obtener una tarjeta de biblioteca:
    • Todos los residentes del Distrito Bibliotecario Regional de Fort Vancouver (el “Distrito Bibliotecario”).
    • Los no-residentes del Distrito Bibliotecario que pagan impuestos para apoyar el Distrito Bibliotecario. Esto incluye a las personas dueñas de un negocio o una propiedad localizada dentro del Distrito Bibliotecario pero que viven en otra parte.
    • Los residentes de otras jurisdicciones de bibliotecas públicas mantenidas por impuestos, tales como las personas conocidas como “Prestatarios Recíprocos”.
    • Los residentes de áreas donde no existe una biblioteca pública mantenida por impuestos se pueden registrar para obtener una tarjeta después de pagar una tarifa doméstica para los no residentes.
  2. Las tarifas para los no-residentes
    Se establece anualmente una tarifa imparcial para los prestatarios que no son residentes. Es una tarifa doméstica plana determinada por la Resolución 1994-1 (aprobada el 14 de febrero de1994).

  3. Las limitaciones de los privilegios y la suspensión de los privilegios
    La Junta Directiva es responsable de asegurar el uso sensato de la inversión de los contribuyentes. El Distrito Bibliotecario Regional de Fort Vancouver tiene mucha confianza en sus prestatarios. Nuestro sistema libre de multas es una expresión de esta fe. Por consiguiente, la Junta ha establecido reglas para el préstamo de materiales que intentan proporcionar un acceso equitativo y conveniente a los recursos del Distrito Bibliotecario.
    1. A. Los materiales de la biblioteca se prestan a los usuarios individuales de la biblioteca con tarjetas de la biblioteca válidas por un período de tiempo especificado. Se espera que el prestatario devuelva o renueve los materiales a más tardar en la fecha límite.
    2. No hay multas por devolución atrasada de los materiales; sin embargo, se les cobra a las personas por la pérdida o el daño a los materiales.
    3. Se ponen límites al número de artículos que una persona ha chequeado de una sola vez y al número de materiales retenidos sin llenar que una persona puede tener en cierto momento.
    4. Se suspenderán el préstamo y/o los privilegios de Internet de un tarjetahabiente cuando este exceda los límites establecidos para las siguientes actividades:
      • Materiales atrasados
      • El monto en dólares adeudado por materiales perdidos o dañados
      • Artículos prestados entre bibliotecas que se pierdan
    5. El Director Ejecutivo está autorizado para establecer y hacer cumplir los límites razonables de estos privilegios y mantendrá informada a la junta directiva regularmente de los cambios a los límites.
  4. La restauración de los privilegios
    Los privilegios de préstamo se restablecerán cuanto el cliente haya devuelto o pagado por suficientes materiales como para estar dentro de los límites establecidos. Se pueden hacer excepciones para suspender, limitar o restaurar los privilegios a discreción del Director Ejecutivo o su designado en consulta con el comité de políticas de la Junta de la Biblioteca. Los usuarios quienes sean enviados a cobros deben pagar toda la factura incluyendo la comisión de referencia antes de la restauración de privilegios.
  5. El daño intencional o la retención de los materiales
    Dañar intencionalmente, desfigurar, destruir o retener la propiedad de la biblioteca es una violación a la ley del estado y a la Política de Privilegios de la Biblioteca del Distrito Bibliotecario. Se suspenderán los privilegios de préstamo en la biblioteca y el acceso a Internet a cualquier persona que viole esta subsección y se le podría enjuiciar en la medida de lo legalmente posible. Los privilegios de préstamo en la biblioteca y del acceso a Internet permanecerán suspendidos o limitados a discreción del Director Ejecutivo o de su designado, en consulta con el comité de políticas de la Junta de la Biblioteca, sin considerar si la biblioteca es compensada plenamente por los materiales dañados.
  6. La implementación y los derechos de apelación
    El personal de la biblioteca, como delegado del Director Ejecutivo, implementará esta política. Se espera que los miembros del personal de la biblioteca hagan todo el esfuerzo tendiente a aplicar estas reglas en una forma justa, razonable, humana y positiva.

Cualquier persona a la cual le hayan suspendido sus privilegios de préstamo y el acceso a Internet puede apelar ante el Director Ejecutivo para que se restauren sus privilegios o se limiten a un grado menor. Los usuarios de la biblioteca que cuestionen la forma en que se les ha aplicado esta política pueden usar el proceso de apelación establecido por la Política de los Derechos de Apelación de los Clientes.

La autoridad para esta política es el RCW (Siglas en inglés de “Revised Code of Washington”).

Aprobada por la Junta:
Política Original 14.10.91
Revisada 11/10/93
Revisada 2/5/94
Revisada 12/9/94
Revisada y combinada con la Política de Préstamo de Materiales 08/7/02
Nombre de la política revisado para una indexación más fácil, 10/2/03 (anteriormente titulada Política sobre Privilegios de Préstamo)
Revisada 13/12/04
Revisada 09/05/05 - Implementada 01/8/05 (anteriormente titulada Privilegios de Préstamo)
Revisada 4/11/06
Revisada 8/10/09